Saltar al contenido

5 formas de obtener energía a partir de átomos: conoce las fuentes nucleares más prometedoras

1. Energía nuclear de fisión


La energía nuclear de fisión es una de las formas más comunes de obtener energía a partir de átomos. Este proceso consiste en dividir átomos de elementos pesados, como el uranio, en átomos más pequeños, liberando una gran cantidad de energía en el proceso. Esta energía se utiliza para generar calor, que luego se convierte en electricidad a través de turbinas y generadores.
La principal ventaja de la energía nuclear de fisión es su alta densidad energética, lo que significa que produce una gran cantidad de energía en comparación con otras fuentes de energía. Sin embargo, también conlleva riesgos, como la generación de desechos radiactivos y la posibilidad de accidentes nucleares.

1.1 Reactores nucleares de fisión


Los reactores nucleares de fisión son instalaciones diseñadas específicamente para controlar y aprovechar la energía liberada durante el proceso de fisión nuclear. Estos reactores pueden variar en diseño, pero generalmente funcionan con uranio enriquecido como combustible y utilizan agua o gas como refrigerante.

2. Energía nuclear de fusión


La energía nuclear de fusión es una forma prometedora de obtener energía a partir de átomos, ya que imita el proceso que alimenta al sol y otras estrellas. Consiste en fusionar núcleos de elementos ligeros, como el hidrógeno, para formar núcleos más pesados, liberando una gran cantidad de energía en el proceso.
La principal ventaja de la energía nuclear de fusión es que el combustible utilizado, como el deuterio y el tritio, es abundante en la Tierra y no produce desechos radiactivos de larga duración. Sin embargo, todavía se encuentra en fase experimental y enfrenta desafíos técnicos y de ingeniería para lograr la viabilidad comercial.

2.1 Investigación en fusión nuclear


Diversos países y organizaciones están llevando a cabo investigaciones para desarrollar la tecnología necesaria para la energía nuclear de fusión. Proyectos como ITER en Francia y el National Ignition Facility en Estados Unidos están trabajando en la construcción de reactores de fusión a escala experimental.

3. Energía nuclear de captura de neutrones


La energía nuclear de captura de neutrones es otra forma de obtener energía a partir de átomos, que emplea elementos que pueden capturar neutrones para liberar energía. Uno de los ejemplos más comunes es la utilización del helio-3 como combustible en reactores nucleares, que liberan energía al capturar neutrones.
Esta forma de energía nuclear todavía se encuentra en fase experimental y de investigación, pero promete ser una fuente limpia y segura de energía en el futuro, al no generar desechos radiactivos ni presentar riesgos de fusión.

4. Energía nuclear de desintegración radiactiva


La energía nuclear de desintegración radiactiva es un proceso mediante el cual se aprovecha la energía liberada durante la descomposición de materiales radiactivos. Este proceso se utiliza en dispositivos como las baterías nucleares, que emplean isótopos radiactivos para generar electricidad a largo plazo.
Aunque la energía nuclear de desintegración radiactiva no es una fuente principal de energía, su capacidad de generar electricidad de forma continua y duradera la hacen atractiva para aplicaciones espaciales y médicas, entre otras.

5. Energía nuclear de conversión directa


La energía nuclear de conversión directa es una forma innovadora de obtener energía a partir de átomos, que utiliza principios de física cuántica para convertir la energía de descomposición radiactiva directamente en electricidad. Esto se logra mediante el uso de materiales semiconductores que convierten la radiación alfa en electricidad.
Aunque aún se encuentra en etapas tempranas de desarrollo, la energía nuclear de conversión directa promete ser una fuente de energía limpia y eficiente en el futuro, al no depender de la generación de calor ni producir desechos radiactivos en el proceso.