Saltar al contenido

5 poderosas formas de orar según el método de Gregg Braden

1. Oración de aprecio y gratitud
Gregg Braden hace énfasis en la importancia de la oración de aprecio y gratitud como una poderosa forma de conectar con el universo y manifestar nuestras intenciones. Esta forma de orar consiste en enfocarnos en todo aquello por lo que nos sentimos agradecidos, ya sean personas, situaciones, experiencias o incluso objetos materiales. Al expresar gratitud, elevamos nuestra vibración y nos abrimos a recibir aún más bendiciones en nuestras vidas.
Una práctica recomendada por Braden es llevar a cabo un ejercicio diario en el que nos tomemos un momento para concentrarnos en las cosas por las que estamos agradecidos, ya sea por la mañana al despertar o por la noche antes de dormir. Al enfocar nuestra energía en lo positivo, estamos atrayendo más de eso a nuestras vidas.

2. Oración basada en la certeza
Según Gregg Braden, la oración basada en la certeza implica orar como si ya hubiéramos recibido aquello por lo que estamos orando. En lugar de pedir desesperadamente por algo, nos enfocamos en visualizar que ya lo hemos recibido y nos sentimos agradecidos por ello. Esta forma de orar nos permite alinear nuestra energía con lo que deseamos manifestar, creando así las condiciones para que eso se manifieste en nuestra realidad.
Es importante mantener la fe y la certeza de que nuestras oraciones serán contestadas, ya que la duda y la incertidumbre pueden obstaculizar el proceso de manifestación. Braden recomienda cultivar una actitud de confianza y convicción en nuestras oraciones, creyendo firmemente que lo que pedimos ya está en camino hacia nosotros.

3. Oración de emoción intensa
Otra de las poderosas formas de orar según el método de Gregg Braden es la oración de emoción intensa. Esta forma de orar implica conectar con la emoción que sentiríamos al recibir aquello por lo que estamos orando. Braden sostiene que nuestras emociones juegan un papel crucial en el proceso de manifestación, ya que son un poderoso motor energético que atrae aquello en lo que enfocamos nuestra atención.
Al orar con emoción intensa, estamos enviando una señal clara al universo de que estamos verdaderamente alineados con nuestra intención y que estamos listos para recibir aquello por lo que estamos orando. Es importante permitirnos sentir genuinamente la emoción de haber recibido lo que deseamos, ya que esta energía emocional es la que activa el proceso de manifestación.

4. Oración basada en la compasión
Según Gregg Braden, la oración basada en la compasión es una forma poderosa de orar que nos conecta con el bienestar de los demás y del mundo en general. Esta forma de orar implica enfocarnos en enviar amor, paz y sanación a aquellos que lo necesitan, así como a la tierra misma. Al dirigir nuestras oraciones hacia el bienestar de los demás, estamos elevando la energía colectiva y contribuyendo a la creación de un mundo más positivo y amoroso.
Braden recomienda incluir en nuestras oraciones diarias un momento en el que nos enfoquemos en enviar compasión y amor a aquellos que están sufriendo, así como a la tierra en sí. Al hacerlo, estamos contribuyendo a la creación de un campo de energía positiva que puede tener un impacto real en el bienestar de todos los seres.

5. Oración de rendición y confianza
La oración de rendición y confianza es una forma poderosa de orar según Gregg Braden, ya que implica soltar la necesidad de controlar los resultados y confiar en que el universo nos proveerá aquello que es mejor para nosotros. Esta forma de orar consiste en entregar nuestras preocupaciones y miedos al universo, confiando en que seremos guiados hacia el camino más adecuado para nosotros.
Braden sugiere practicar la rendición y confianza a través de la meditación y la reflexión diaria, en la que nos tomemos un momento para soltar el apego a los resultados y confiar en el proceso de la vida. Al hacerlo, liberamos la resistencia que puede estar obstaculizando la manifestación de nuestras intenciones, abriéndonos así a recibir aquello que es mejor para nosotros en el momento perfecto.