Saltar al contenido

5 Formas de Hacer Arroz

El arroz es de los ingredientes infaltables en la cocina de cualquier hogar, pues la versatilidad que ofrece al momento de cocinar hace que sea un alimento práctico, nutritivo y delicioso. Así que si deseas sacarle aún más provecho, conoce 5 formas de hacer arroz.

arroz formas de preparar

Esto con mucha más razón si ya estás agobiado de consumir el clásico arroz blanco, pues ya muchos lo han terminado odiando. Pero ya no hay excusas, ahora mismo disfrutarás de diferentes tipos sin mayores complicaciones.

5 Formas de Hacer Arroz

1- Arroz pilaf

Para este arroz solo será necesario utilizar cebolla, mantequilla y agua, en compañía de alguna especia o hierba. Aunque el secreto está en emplear arroz bastami, con cualquier arroz será igualmente efectiva la preparación, la cual se realiza colocando el arroz con la mantequilla hasta que tome un poco de color y después añadir el agua para cocinar como de costumbre.

2- Risotto

El arroz tipo risotto requiere de fondo, cebolla, queso y mantequilla. Para que su preparación cumpla el objetivo final se debe sofreír la mantequilla con la cebolla y luego agregar el arroz. Cuando se encuentre en una cocción media, incorporar el caldo poco a poco y no dejar de remover, terminando con el toque final de queso.

3- Paella

La paella es uno de los platos gastronómicos con arroz más llamativos, ya que la fusión del aceite de oliva, pimientos, ajo y fondo para cocinar exponen un gran resultado. Además, la paella podrá variar de acuerdo a la proteína que contenga, ya que puede ser de pollo, pescado, marisco, conejo o mixta. Para este tipo de arroz se recomiendo el uso de arroz bomba.

Arroz formas de preparación

4- Arroz para ensalada

Aunque se crea que es un arroz blanco tradicional realmente va más allá, pues se cocina con sal y hierba aromatizante para crear una combinación ideal al momento de mezclarlo con una ensalada de lechugas, tomate y pepinos, por ejemplo.

5- Arroz caldoso

Los arroces caldosos son aquellos muy similares al risotto por la presencia de líquido pero sin llegar a ser demasiado pastoso. La preparación es mucho más sencilla, entendiendo que solo se requiere de caldo o sopa de pollo como fondo para cocinar y dejar que el arroz absorba todo el sabor.

Sin embargo, habrá que agregar la cantidad de caldo suficiente sin permitir que se seque todo el líquido para que realmente sea un arroz caldoso, es decir; con suficiente líquido al momento de servir en el plato.